dones risc

Preservación de la fertilidad en mujeres de riesgo

¿A quién va dirigido este programa?

Hay mujeres que pueden perder prematuramente su función reproductiva por un mal funcionamiento de los ovarios, lo que da lugar a una situación similar a la de la menopausia. Existen muchas causas y circunstancias que pueden provocar una menopausia prematura. Entre ellas destacamos la cirugía sobre el ovario, determinadas enfermedades genéticas o autoinmunes y los tratamientos oncológicos de quimioterapia y radioterapia.

¿Qué se puede hacer en estos casos?

Ante estas situaciones, hay varias alternativas a fin de preservar la fertilidad de la paciente de cara al futuro. Cuando se consiguen ovocitos maduros después de una estimulación hormonal, se puede efectuar una criopreservación de embriones o bien únicamente de ovocitos. Si no ha habido estimulación hormonal previa, se puede criopreservar directamente el tejido ovárico.

¿Cómo se lleva a cabo la criopreservación de embriones?

Requiere de un tratamiento de estimulación ovárica que se inicia con la regla y tiene una duración de entre doce y catorce días. Después de este tratamiento, se realiza la punción folicular ovárica para obtener los ovocitos y fecundarlos, y posteriormente se criopreservan los embriones mediante la técnica de vitrificación. Dependiendo de la respuesta al tratamiento y de la edad de la mujer, los resultados pueden variar, pero de media se puede prever un 30% de tasa de gestación por ciclo.

¿Cómo se lleva a cabo la criopreservación de ovocitos?

Se aplica el mismo tratamiento que en el caso anterior, pero, al no disponer de muestra masculina, se criopreservan directamente los ovocitos mediante la técnica de vitrificación.  Posteriormente, cuando las condiciones sean las adecuadas, estos ovocitos podrán ser fecundados en el laboratorio y, si todo va bien, se obtendrán unos embriones que se implantarán en el útero de la paciente. Ésta es una técnica más reciente que, con los últimos avances técnicos, ha incrementado mucho su eficacia. Se calcula que ya hay en el mundo más de novecientos niños vivos nacidos con la ayuda de esta técnica. En España, para poder llevarla a cabo con finalidad reproductiva, es necesario que el centro disponga de la autorización administrativa específica que conceden las autoridades sanitarias. Nuestro centro dispone de ella desde octubre de 2007.

¿En qué casos no se puede llevar a cabo la estimulación hormonal?

Cuando no se dan las condiciones idóneas o no se dispone del tiempo necesario para llevar a cabo todo el proceso completo, o bien existe alguna contraindicación para poner en práctica la estimulación ovárica. En este sentido, debe tenerse en cuenta que ante determinadas enfermedades oncológicas no es aconsejable retrasar el inicio de la quimioterapia. En otros casos, este tratamiento hormonal puede estar contraindicado. Finalmente, tampoco se debería realizar la estimulación si la paciente es muy joven y todavía no ha iniciado los ciclos menstruales. En todas estas situaciones se podría plantear otra opción terapéutica: la criopreservación de tejido ovárico.

¿Cómo se lleva a cabo la criopreservación de tejido ovárico?

Se lleva a cabo mediante una intervención quirúrgica por laparoscopia en la que se extrae un fragmento de la corteza del tejido ovárico que se criopreservará en el mismo acto quirúrgico. Se puede practicar en cualquier momento del ciclo y no requiere de ningún tratamiento previo, no retrasa el inicio del tratamiento oncológico y puede realizarse en pacientes prepúberes. Actualmente es una técnica experimental que únicamente se puede llevar a cabo en centros autorizados y altamente especializados y que va dirigida a pacientes con un alto riesgo de perder la función ovárica o a aquellas a las que no se pueden aplicar otros tratamientos convencionales. 
Los resultados son prometedores, y hasta ahora en todo el mundo se han descrito más de cincuenta gestaciones mediante esta técnica. Es imprescindible que la paciente tenga unas buenas condiciones físicas antes de someterse a la intervención quirúrgica y la recuperación es rápida y completa.

¿Cómo debe decidirse cuál es la mejor alternativa?

Es necesario llevar a cabo un estudio individualizado de cada caso, pues dependiendo de la edad, de los factores predictivos de la respuesta ovárica y del tipo y urgencia del tratamiento oncológico que ha de recibir la paciente, se decide cual es la mejor alternativa a fin de preservar su fertilidad. En el caso de enfermedades oncológicas, es imprescindible que las decisiones se tomen de forma consensuada con el resto de los profesionales médicos que intervienen en el proceso clínico de la paciente.