serodiscordant

Técnicas de reproducción asistida en parejas serodiscordantes al VIH (varón VIH positivo y mujer VIH negativa) con técnica de lavado seminal

¿Qué quiere decir “parejas serodiscordantes”?

Entendemos como pareja serodiscordante aquella pareja en la que uno de los dos miembros es seropositivo al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y el otro es negativo, lo que les obliga al uso del preservativo en las relaciones sexuales a fin de evitar la transmisión vírica al miembro sano. Ello imposibilita indirectamente la posibilidad de conseguir descendencia.

¿Qué se puede hacer para prevenir la transmisión de la infección al feto, y desde cuándo?

Hace unos quince años se publicaron los primeros nacimientos de niños sanos hijos de parejas serodiscordantes al VIH en las que el hombre era positivo y se había sometido a técnicas de lavado seminal. Actualmente es una técnica ampliamente difundida y con ella se pretende liberar el semen de las partículas virales capaces de transmitir la infección.

¿Cuándo está indicado el lavado seminal?

Está indicado en aquellas parejas con deseo reproductivo en las que el varón se halla infectado por el virus VIH pero presenta un curso clínico estable y bien controlado. Es necesario un informe médico que avale este requisito.

Para ser incluidos en este programa de reproducción, ambos miembros de la pareja deberán cumplir idénticos requisitos a los de otras parejas candidatas a técnicas de reproducción asistida, tanto en lo que respecta al estudio de la mujer como a la cantidad y calidad espermática mínima. Hay que considerar que el “lavado” siempre reduce drásticamente el número de espermatozoides hábiles de un eyaculado.

¿Qué es una inseminación con lavado seminal?

Las mujeres de las parejas incluidas en este programa son sometidas a un tratamiento de estimulación de la ovulación —igual que en las inseminaciones artificiales de parejas seronegativas— y a un seguimiento clínico y ecográfico para establecer la maduración de los folículos ováricos (que contienen los ovocitos). Asimismo, en este seguimiento se comprueba la negatividad del VIH en la mujer y se desaconseja mantener relaciones sexuales hasta el día de la inseminación.

En el día fijado como óptimo, se realizan diversos lavados en las muestras seminales procedentes del eyaculado a fin de intentar liberarlo de células contaminadas por el virus, así como de toda partícula viral residual. Si en la muestra final el laboratorio de virología confirma por técnicas de PCR la negatividad de la detección de VIH, se procede a la inseminación de la paciente. En el caso de que esta determinación resulte dudosa o positiva, se cancela la inseminación y se procede a la destrucción total de la muestra seminal.

¿Cuántas inseminaciones con lavado pueden hacerse?

En este tipo de parejas se pueden realizar entre tres y seis inseminaciones, en función de la valoración médica de cada caso. Si en estos intentos no se logra la gestación deseada, se aconseja la realización de una FIV con microinyección espermática (ICSI). Véase apartado “Fecundación in vitro”.

¿Qué es una FIV con microinyección espermática (FIV-ICSI) en parejas serodiscordantes para el VIH?

Un ciclo de FIV-ICSI con lavado seminal está indicado en aquellas parejas en las que no se ha logrado la gestación mediante inseminación o en aquellos casos en los que la recuperación espermática tras los “lavados” es insuficiente para una inseminación pero suficiente para la correcta valoración de la PCR viral. También está indicada en las parejas serodiscordantes que además consulten por esterilidad.



En estos casos, los espermatozoides lavados se usarán de forma diferida, lo que obligará a su crioconservación (congelación). Ello permite la acumulación de espermatozoides “lavados” y negativos al virus procedentes de diversos eyaculados en pacientes con una baja calidad espermática. El ciclo de FIV no difiere de los ciclos realizados en parejas VIH negativas.

¿Hay algún riesgo de transmitir la infección por VIH?

El lavado seminal minimiza espectacularmente la posibilidad de transmisión de la infección del VIH, pero aunque éste sea un riego mínimo, no se puede garantizar la imposibilidad de transmisión de la infección.

¿Existen otros riesgos o efectos secundarios atribuibles a las técnicas de lavado?

No. Sólo aparecen muy ocasionalmente algunas complicaciones que son debidas a las técnicas de reproducción asistida, ya sea una inseminación o una FIV, y que por lo tanto no tienen ninguna relación con el hecho de haber realizado un lavado seminal.