biopsia testicular

Biopsia testicular

¿En qué consiste y cómo se realiza?

La biopsia testicular es la técnica utilizada para la recuperación de espermatozoides del testículo (TESE). Este procedimiento se realiza en régimen ambulatorio; es decir, no precisa del ingreso del paciente y se practica bajo anestesia local.

¿En qué casos está indicada?

Esta técnica está indicada en aquellos pacientes que no eyaculan espermatozoides, tanto por la ausencia de éstos en el semen eyaculado —lo que se conoce con el nombre de azoospermia— como por defectos funcionales testiculares u obstrucciones en las vías seminales. También está indicada cuando existen trastornos graves que dificultan o impiden la eyaculación del paciente, ya sea como consecuencia de enfermedades diversas o por problemas de tipo psicológico.

¿Qué pruebas hay que hacerse previamente?

Una vez indicada la técnica, además de los estudios preoperatorios rutinarios  y de los habitualmente indicados para estudiar el origen de la esterilidad, es recomendable que a algunos pacientes con azoospermia se les descarte  también que no sean portadores del gen anómalo causante de la fibrosis quística.

¿Cómo se recuperan los espermatozoides?

Para llevar a cabo la biopsia, se realiza en primer lugar una incisión escrotal y posteriormente otra incisión en el testículo. En esta zona se determina si a nivel microscópico se observan espermatozoides. En caso afirmativo, éstos pueden ser utilizados de forma inmediata —es decir, “en fresco”— en el contexto de un ciclo de fecundación in vitro (FIV), generalmente con microinyección espermática (ICSI), o bien diferidamente —es decir, de forma más tardía— mediante la crioconservación de dichos espermatozoides.

¿Se trata de una sola biopsia o puede ser múltiple?

En ocasiones, la incisión testicular puede ser múltiple y bilateral; es decir puede ser necesaria más de una incisión en ambos testículos para conseguir la recuperación de espermatozoides. Esta multiplicidad viene determinada por la presencia o no de espermatozoides, así como por su calidad.

¿Cómo se realiza la congelación?

En caso de crioconservación, se intenta fraccionar el número de espermatozoides obtenidos, siempre y cuando la cantidad y calidad espermática lo permitan Con ello se facilita una posible disponibilidad espermática ulterior para la realización de más de un ciclo de FIV_ICSI.