Preguntas frecuentes sobre la donación de óvulos

¿Por qué donar óvulos?

Porque de este modo se puede ayudar a conseguir una gestación muy deseada a mujeres que de otra forma no podrían quedarse embarazadas. Las causas de estas dificultades pueden ser diversas e incluyen, entre otras, los casos de menopausia prematura y los de mujeres que han recibido tratamientos agresivos con radioterapia o quimioterapia.

¿Qué es necesario hacer para ser donante?

  1. Ponerse en contacto con FIVclinic, en persona, por teléfono o por correo electrónico.
  2. Acudir a una visita informativa en la que se explica todo el proceso, el tratamiento y se responde a todas las dudas que puedan surgir.
  3. Una vez tomada la decisión de querer ser donante, es necesario programar una visita con el médico para abrir la historia clínica y someterse una revisión ginecológica completa que incluye una citología vaginal y una ecografía. Si todo es correcto, se practican unos análisis generales, una determinación de cariotipo y de grupo sanguíneo con Rh, además de unas serologías víricas del VIH, la hepatitis B y la hepatitis C.
  4. También será necesaria una entrevista con el psicólogo para confirmar que no hay contraindicaciones de tipo psicológico. FIVclinic se adapta a las necesidades y a los horarios de las donantes, agrupando las diferentes visitas y ofreciendo diferentes alternativas horarias.

Si se confirma que todo es correcto, se acuerda el mes concreto en el que se quiere hacer la donación, respetando siempre los intereses y prioridades de la donante. 
Para poder iniciar el tratamiento se deberá firmar el consentimiento informado de la donación.

¿En qué consiste el tratamiento?

Es un tratamiento hormonal de estimulación del ovario que tiene como objetivo conseguir varios óvulos al mismo tiempo. Esto es necesario porque en fecundación asistida no todos los óvulos son óptimos para ser fecundados, ni todos los que han sido fecundados evolucionan hasta el estadio de embriones. Tampoco se puede asegurar que todos los embriones sean aptos para ser transferidos al útero.
Se trata de una medicación subcutánea que acostumbra a iniciarse el segundo o tercer día tras el inicio de la menstruación y que se mantiene entre doce y quince días más. A lo largo del tratamiento, deben realizarse controles periódicos, cada dos días, con ecografías y análisis de sangre. En algunas ocasiones, previamente al inicio de este tratamiento, es necesario administrar también una única inyección intramuscular para inhibir la función espontánea del ovario.
Cuando la maduración y el crecimiento de los folículos están en un punto óptimo, se programa la punción folicular. Ésta se lleva a cabo en el quirófano, con una anestesia con sedación, y dura de 20 a 25 minutos. No requiere ingreso en el hospital. Después de la punción, la donante necesita estar en reposo alrededor de media hora en una zona de recuperación individual y acondicionada con todo lo necesario para hacer confortable este proceso.
En las dos semanas posteriores, será necesario realizar varios controles clínicos para finalizar el seguimiento del caso. El último control se acostumbra a programar después de la siguiente regla, que acostumbra a producirse unos quince días después de la punción folicular.

¿Tiene riesgos la donación de óvulos?

El tratamiento hormonal no tiene ningún efecto sobre la fertilidad ulterior de la donante. Cada mujer nace con un número concreto de folículos en su ovario y éste no se incrementa a lo largo de la vida. En cada ciclo menstrual, comienzan a madurar al mismo tiempo algunos de estos folículos, pero con el avance del proceso solamente uno de ellos llegará a la maduración completa; es decir, sólo uno de ellos ovulará. El resto de folículos se perderán sin haber completado el proceso.
Con el tratamiento hormonal que realiza la donante, lo que se intenta conseguir es que todos estos folículos, que generalmente se perderían antes de completar el proceso de maduración, lleguen también a la fase final de ovulación.
Solamente en casos muy excepcionales, menos del 1% de las mujeres, el tratamiento puede provocar una respuesta ovárica excesiva. Entonces tiene lugar lo que llamamos el síndrome de hiperestimulación ovárica. Consiste en una retención de líquidos, una disminución de la eliminación de la orina y un cierto estado de malestar general que ocasionalmente puede requerir del ingreso hospitalario y del inicio del tratamiento específico para acelerar el proceso de recuperación, que en general suele ser muy rápido.
Son muy infrecuentes otros tipos de complicaciones relacionadas con la técnica quirúrgica o la anestesia, debido a que son técnicas sencillas, incruentas y que no requieren de intubación traqueal.
Todos estos riesgos, aunque muy poco habituales, están recogidos en el consentimiento informado que firma la donante al inicio del tratamiento.
Una misma donante puede repetir el proceso de donación de óvulos varias veces sin poner en peligro su salud. No obstante, se recomienda no superar los seis ciclos de estimulación, que, en caso de realizarse, se suelen espaciar a lo largo de varios meses para no alterar la vida cotidiana de la donante.

¿Qué aspectos legales es necesario conocer?

La ley considera la donación como un acto voluntario, anónimo y altruista, aunque se permite una compensación proporcional a los desplazamientos y la dedicación de tiempo que todo el proceso comporta.
A veces, el tratamiento debe ser cancelado. El motivo acostumbra a estar relacionado con un exceso o un déficit de respuesta del ovario al tratamiento hormonal, pero también podría ser debido a otras circunstancies coyunturales de la dinámica del Centro.

¿Cómo obtener más información?

Horarios: de lunes a viernes de 8 a 21 h, festivos y fines de semana de 10 a 13 h
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Tel.: 93 227 98 98